GESTIÓN DE LA EMPRESA FAMILIAR

GESTIÓN, ADMINISTRACIÓN Y DIRECCIÓN DE LA EMPRESA FAMILIAR. CONSEJERO EXTERNO.

 

EN ESPAÑA EXISTEN

MÁS DE 2,8 MILLONES DE

EMPRESAS FAMILIARES

 

SU ACTIVIDAD ECONÓMICA

REPRESENTA CASI EL 75% DEL PIB

 

SUPONEN LA CREACIÓN DE

MÁS DEL 70% DEL EMPLEO

 

PERO EL 72% NO LLEGA A 

LA SEGUNDA GENERACIÓN

 

Y POCO MÁS DEL 8% ALCANZA

LA TERCERA GENERACIÓN

 

La Empresa Familiar convive

en su gestión cotidiana

con una serie de retos:

  

Conveniencia de Elaboración

del Protocolo Familiar.

  

Planificación Fiscal y Tributaria 

para rebajar al máximo la

"factura fiscal" total del

grupo Empresa-Familia.  

  

Convenios de acceso e

incorporación a la empresa de

los miembros de la familia.

 

Política de autofinanciación y

apalancamiento financiero.

 

Política de remuneraciones

y reparto de dividendos.

 

Reparto de puestos en el

Consejo de Administración.

 

Conveniencia de la creación

de un Consejo de Familia.

 

Estrategias de

Profesionalización de la Gestión.

Incorporación de Consejeros

Externos Independientes.  

 

Planificación de la Sucesión.  

 

 Resolución y Conflictos

con Accionistas/Socios.  

 

  

La formación y la experiencia 

acumulada nos posibilita 

colaborar, proponiendo 

las mejores soluciones, a 

los retos habituales 

de las Empresas Familiares.   

 

 

Porque, en definitiva, se trata

 de usted y de su empresa.

De que dispongan de unos

óptimos servicios profesionales

en materia de

Gestión de la Empresa Familiar.

 

¿Hablamos sin compromiso?

 

Nada que tenga que ver con la 

 Gestión Empresarial me es ajeno. 

Desde 1984. EXPERIENCIA.

 

 

 

QUÉ CONSIDERAMOS COMO UNA EMPRESA FAMILIAR. CARACTERÍSTICAS ESPECIALES.

 

La Empresa Familiar,

como tal empresa que es,

tiene las mismas características

definitorias que cualquier otra.  

 

La diferencia esencial que

la hace especial deviene de

su íntima conexión con una familia, 

en el más amplio sentido del término,

que es quien posee la mayoría de

las acciones o de las participaciones

sociales y la que ejerce su influencia

directa en la Gestión, Administración

y Dirección de la misma.

  

Esta especial y fundamental

característica de la Empresa Familiar

es la que hace que el principal 

objetivo estratégico de la misma

no sea otro más que la continuidad

generacional, basada en el deseo

conjunto de fundadores

y sucesores de mantener

el control de la propiedad,

el gobierno y la gestión

de la empresa,

en manos de la familia.

 

Veamos a continuación cuáles

pueden ser las interrelaciones

personales entre Trabajadores

y/o Directivos, Miembros de la

Familia y Propietarios de la

Empresa Familiar:

 

Personas con participación en

la Propiedad de la Empresa que

ni trabajan en la Empresa

ni pertenecen a la Familia

 

Directivos y Trabajadores

 de la Empresa

 

Miembros de la Familia que

ni trabajan ni son Propietarios

 

Trabajadores y Directivos 

no familiares con participación

en la Propiedad

 

Familiares Propietarios que

no trabajan en la Empresa

 

Familiares que trabajan en la

Empresa pero no son Propietarios

 

Trabajadores y Directivos Familiares

con participación en la Propiedad

 

 

Podemos imaginar fácilmente

el sinnúmero de interacciones

que pueden darse entre los

siete grupos enumerados y cómo

pueden afectar al desenvolvimiento

y la Gestión de la Empresa Familiar,

haciéndose imprescindible encontrar

el justo punto de equilibrio y armonía.

 

Se suele decir que la clave está en

 

TRATAR A LA EMPRESA

COMO UNA EMPRESA

 Y

TRATAR A LA FAMILIA

COMO A UNA FAMILIA

   

EL PROTOCOLO FAMILIAR. UNA SÓLIDA VENTAJA COMPETITIVA DE LAS EMPRESAS FAMILIARES

 

EL PROTOCOLO FAMILIAR

CONVIERTE LAS ESPECIALES

CARACTERÍSTICAS DE LA

EMPRESA FAMILIAR EN UNA

SÓLIDA VENTAJA COMPETITIVA

 

 

Más allá de la elección de la forma

societaria de la empresa que

realizará las actividades económicas,

de las decisiones sobre la

conveniencia de adoptar una 

estructura de "holding" o de

cómo organizar y gestionar 

el patrimonio familiar

y el empresarial,

por citar tan sólo tres ejemplos

nada baladíes,

o de qué clausulado específico 

incorporar a los Estatutos Sociales, 

en la Empresa Familiar ha de

tenerse en muy especial 

consideración un Documento Jurídico

contractual de primera entidad

que ayudará a que la diferencia

esencial con el resto de empresas

se convierta en una

Fortaleza Competitiva:

 

Este documento no es otro que

el Protocolo Familiar.

 

El Protocolo Familiar,

documento jurídico contractual 

de enorme relevancia y magnitud, 

y justo por ello de 

nada fácil elaboración,

 ha de contemplar cuestiones como:

 

La historia, los valores,

la misión y la visión de la empresa.

 

Sus objetivos estratégicos

en lo concerniente al entorno familiar.

 

La política de remuneración

a los accionistas/socios

familiares trabajadores.

 

La estrategia de incorporación

de los miembros familiares

a la actividad empresarial.

 

La política patrimonial en cuanto

a regímenes matrimoniales

y testamentarios de

los miembros de la familia.

 

Los procesos de

sucesión empresarial.

 

Los planes de contingencia.

 

La política familiar en relación a

la Profesionalización de la Gestión.

 

La política de incorporación

de Consejeros externos.

 

La creación de órganos como

el Consejo de Familia.

 

Los medios de Arbitraje,

Mediación y Conciliación de

conflictos familiares. 

 

Y así un largo etcétera

de cuestiones vitales

para la consecución del 

objetivo estratégico principal que,

como ya sabemos, es la

continuidad generacional de

la familia en la gestión

y control de la empresa.

 

Tal es la importancia del

Protocolo Familiar, que 

existe una legislación 

específica sobre ellos:

El Real Decreto 171/2007

por el que se regula la 

publicidad de los 

Protocolos Familiares. 

 

 

Como complemento a todo

lo expuesto en este

apartado, aconsejamos

la lectura de la obra 

"Herramientas de

 Desarrollo

 del Prococolo Familiar"

 (accesible pinchando aquí)

de D. Antonio López-Triviño Junco,

colaborador de las Cátedras

de la Empresa Familiar de

Cádiz y Córdoba

y responsable del Área de

Empresa Familiar de la

Confederación de Empresarios

de Cádiz.

 

 

FISCALIDAD Y TRIBUTACIÓN DE LA EMPRESA FAMILIAR. PLANIFICACIÓN FISCAL.

 

Los impuestos que inciden sobre el

empresario familiar y su familia

son: El Impuesto sobre la Renta de

las Personas Físicas (IRPF),

el Impuesto sobre el Patrimonio (IP)

 y el Impuesto sobre Sucesiones y

Donaciones (ISD).  

 

Si la empresa, además, reviste

una forma jurídica, en cualquiera

de sus tipos societarios, 

los beneficios de esta estarán sujetos

al Impuesto sobre Sociedades.  

 

Lo complejo y alambicado

del sistema tributario español

hace imprescindible una afinada

Planificación Fiscal entre los

impuestos que afectan a

los miembros de la familia

empresaria:

 

IRPF (tratamiento fiscal de los

distintos rendimientos obtenidos

a traves de la empresa familiar).

 

IP (posibles exenciones parciales

de elementos patrimoniales

o de participaciones sociales).

 

ISD, (en caso de transmisión

de la empresa familiar de

padres a hijos, bien sea por

transmisiones intervivos

o por mortis causa).

 

El Impuesto sobre Sociedades,

sin olvidar otras formas jurídicas

y/o societarias a través de las

que realizar las actividades

empresariales, económicas o

de gestión patrimonial.

 

La razón última de esta

afinada Planificación Fiscal

es conseguir, dentro siempre

de la más estricta legalidad

permitida por nuestro

ordenamiento jurídico,

fiscal y tributario,

la máxima reducción de

la "factura fiscal total" 

a pagar por el conglomerado

Empresa-Familia.